Bruxismo: ¿Qué es y cómo se puede tratar?

El bruxismo, también conocido como el acto de rechinar o apretar los dientes de manera inconsciente, es una enfermedad que padecen muchas personas. Esta patología puede afectar tanto a mujeres como a hombres por igual. Aunque puede darse a cualquier edad, de manera general aparece entre las etapas de la adolescencia y la de adulto joven. Se estima que la mayoría de pacientes que lo padecen se encuentran entre los 18 y los 30 años, siendo los 40 la edad en la que comienzan a remitir los casos de usuarios afectados por el bruxismo.

La consecuencia del bruxismo es la de apretar los dientes de manera inconsciente, especialmente cuando se duerme. Lo más común es experimentarlo en periodos de estrés, ya que es uno de los síntomas principales de la ansiedad. Las emociones también pueden afectar a la salud bucodental del paciente y provocar molestias físicas que pueden entorpecer el día a día.

Sin embargo, el bruxismo puede darse también en otros momentos del día y por otros factores más allá de las emociones negativas como el estrés y la ansiedad.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

  • Estrés: Tal y como se ha mencionado anteriormente, aunque pueden existir diversas causas, lo más común es que esta afección se de en personas que sufren ansiedad o que tienen dificultades para relajarse en periodos de estrés. El estrés hace que inconscientemente se aprieten los dientes debido a la tensión acumulada que no se puede descargar. Por eso, el acto de presionar los dientes permite al paciente liberar parte de la tensión acumulada. El rechinamiento de los dientes puede darse durante el día y, especialmente, durante la noche, cuando descargamos el estrés de manera inconsciente.
  • Consumo de ciertos medicamentos: En algunos pacientes, el bruxismo está asociado al consumo de determinados medicamentos. Existen algunos antidepresivos que pueden provocar el acto de rechinar los dientes de manera inconsciente.
  • Fumar o consumir alcohol: Las sustancias como el tabaco y las bebidas alcohólicas también puede ser un factor de riesgo a la hora de terminar padeciendo bruxismo, especialmente en la población joven.
  • Enfermedades periodontales: Un gran porcentaje de los pacientes que sufre de alguna enfermedad periodontal como puede ser gingivitis o piorrea tienden a desarrollar bruxismo con más frecuencia. Esto se debe a que las enfermedades periodontales afectan a las encías e, indirectamente, a la mandíbula y la mordida.
  • Otros trastornos o factores: Existen otros factores y enfermedades que pueden influir en el sufrimiento de bruxismo. Los hábitos alimenticios, la rutina e higiene del sueño, la postura al dormir…pueden influir en que el paciente acabe rechinando los dientes de manera inconsciente. También los trastornos como la apnea del sueño o los terrores nocturnos generarán tensión en la zona de la mandíbula.

¿Qué síntomas son propios del bruxismo?

El síntoma más característico y fácil de identificar del bruxismo es el dolor de dientes, acompañado por un dolor en la zona de la boca y de la mandíbula. También puede presentar otra sintomatología:

  • Inflamación de encías
  • Dolor en los dientes que puede extenderse hasta el cuello y el oído. Los dolores son frecuentes al despertar debido al bruxismo nocturno.
  • Sensibilidad dental, debido al desgaste que se va produciendo en el esmalte dental al apretar los dientes.
  • Insomnio: En ocasiones el dolor y la tensión en la mandíbula puede producir episodios de insomnio en el paciente.
Bruxismo: ¿Qué es y cómo se puede tratar?

Adiós al bruxismo en una sesión

Aunque el bruxismo sea una patología que puede resultar muy molesta para el paciente que lo sufre, existen tratamientos que ayudan a combatirlo y a detener la afección.

En nuestra clínica dental queremos ofrecerte las mejores soluciones y tratamientos posibles para que tu salud bucodental sea lo más óptima posible. Por eso, contamos con un tratamiento que permite acabar con el bruxismo y sus consecuencias en una única sesión.

Consiste en un tratamiento inyectable que se aplica en la zona mandibular y más en concreto en los músculos conocidos como ATM (articulación temporomandibular). Este tratamiento tiene la finalidad de actuar como relajante muscular ya que permite liberar la tensión acumulada en la mandíbula y evita así que se produzca el rechinamiento de los dientes característico del bruxismo.

Además, este tratamiento es beneficioso porque se corrige únicamente en una sesión, lo cual pone fin a la patología de manera inmediata.

Si quieres conocer más información sobre este tratamiento, puedes ponerte en contacto con nosotros. En Clínica Dental Acacias queremos estar aquí para ti y te atenderemos y resolveremos todas tus dudas.

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)
0 / 5

Your page rank:

Comparte:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios