Frenillo corto: ¿Qué es y qué problemas conlleva?

El frenillo corto, lengua anclada o también conocido como anquiloglosia no es más que un trastorno de nacimiento en el cual se reduce el rango de movimiento de la lengua debido a la presencia de un frenillo lingual corto.

El frenillo lingual que une la parte inferior de la punta de la lengua a la base de la boca en este trastorno es inusualmente corto, grueso o denso, lo que interfiere significativamente durante el proceso de lactancia materna. Una persona con frenillo corto tendrá dificultad para sacar la lengua y como es de esperarse también tendrá problemas a la hora de comer, hablar y tragar.

En muchas ocasiones el frenillo lingual no suele causar problemas. Sin embargo, en otros casos es necesaria la corrección mediante un procedimiento quirúrgico simple.

Signos para saber que tienes el frenillo corto

Entre los signos y síntomas más frecuentes en el trastorno de frenillo lingual nos encontraremos con los siguientes:

  • Problemas para llevar la lengua hasta los dientes superiores o al momento de moverla de un lado a otro.
  • Dificultad para sacar la lengua más allá de las piezas dentales anteriores inferiores.
  • Al sacar la lengua esta adquiere forma de corazón o muestra una especie de hendidura característica.

¿En qué momento debo de llevar a mi bebe a un especialista?

Lo recomendable será visitar a un especialista en los siguientes casos:

  • Si tu bebé presenta signos o síntomas de frenillo corto que interfieren con un correcto proceso de amamantamiento.
  • Si un especialista del habla y del lenguaje ha determinado que el habla de tu hijo está siendo afectado por el frenillo corto.
  • Si el niño ya es mayor y empieza a quejarse sobre el hecho de que el frenillo corto ha empezado a interferir con su alimentación, habla o alcance de las muelas.

¿Cómo se diagnostica un frenillo lingual corto?

Para poder establecer que la longitud del frenillo lingual es menor a los parámetros normales, primero se debe examinar de manera detallada el grado de movilidad de la lengua.

En este punto el especialista procede a verificar si el paciente es capaz de realizar ciertos movimientos simples, como alcanzar el labio superior o el paladar con la punta de la lengua.

También se pueden presentar ciertas características que nos pueden hacer sospechar que el paciente sufre de frenillo lingual, entre las cuales encontraremos:

  • Presencia de paladar estrecho, lo que da lugar a maloclusiones (apiñamiento de las piezas dentales o rotaciones de las mismas).
  • La mandíbula inferior se encuentra en una posición retrasada con respecto al maxilar superior, esto se conoce como retrognatia.
  • Pequeñas ulceraciones en los incisivos inferiores a causa del constante roce que produce la lengua.
  • Presencia de diastema en los dos dientes incisivos inferiores.
  • Al no tener una sujeción adecuada la lengua producirá excesivos ruidos, como chasquidos.

Motivos de tener el frenillo corto

Lo normal es que el frenillo de la lengua se separe antes del nacimiento para que de esa manera la lengua tenga un adecuado rango de movimiento libre. Cuando el frenillo de la lengua no se separa de manera adecuada y queda corto, el frenillo permanecerá adherido al fondo de la lengua. Hoy en día se desconoce al 100% la causa de esto, sin embargo en algunos casos se ha asociado el frenillo corto con factores genéticos.

Factores de riesgo

Aunque el frenillo corto es un trastorno que puede afectar a cualquier persona, sin embargo es cierto que es más frecuente en los niños que en las niñas. Siendo incluso en algunos casos un trastorno hereditario.

Complicaciones de tener un frenillo lingual

El frenillo lingual corto afecta en la mayoría de los casos el desarrollo bucal del bebé, además de la manera en la que este se alimenta, habla y traga.

El frenillo corto puede producir:

  • Problemas al momento de amamantar: al mamar el bebe deberá mantener su lengua sobre la encía inferior mientras realiza la succión. Si tiene problemas para mover la lengua y mantenerla en la posición correcta, el bebé no podría succionar el pezón correctamente. Lo que ocasionará dolor significativo en el pezón, interfiriendo con el proceso de lactancia materna. Si esto ocurre la lactancia será deficiente provocando así una alimentación inadecuada y por ende falta de crecimiento.
  • Dificultades del habla: como consecuencia del frenillo corto el habla será deficiente, presentados problemas al momento de emitir determinados sonidos, como es el caso de las letras “t”, “d”, “z”, “s”, “r” y “l”.
  • Deficiente higiene bucal: tanto en los niños mayores como en los adultos un frenillo lingual corto puede ocasionar que sea mucho más difícil quitar los restos de alimentos de los dientes. Ya que el frenillo corto hará que se forme una brecha o espacio entre los dientes delanteros inferiores y la lengua. Todo esto aumentará el riesgo de padecer caries e inflamación de las encías (gingivitis).
  • Dificultades en otras actividades orales: el frenillo lingual corto puede dificultar otras actividades comunes como lamer un helado, lamerse los labios, besar o incluso tocar algún instrumento de viento.

¿Qué debo hacer si mi bebe tiene el frenillo corto?

En primer lugar, hay que acudir a un especialista el cual realizará una cuidadosa valoración de la lactancia, en concreto del rango de movimiento de la lengua y de cómo realiza el bebe el proceso de succión.

Si se presenta el caso de que el frenillo corto complica el proceso de la lactancia y no mejora modificando la postura de enganche, habrá que optar por el tratamiento quirúrgico.

Este procedimiento es conocido como frenectomía y consiste en cortar el frenillo ya sea con bisturí, tijeras o incluso con láser. Una  vez que se haya optado por realizar cirugía, esta deberá realizarse lo antes posible con el fin de evitar más complicaciones y que el amamantamiento continúe.

¿Cómo se corrige un frenillo lingual corto?

El tratamiento más adecuado para aquellas personas que sufren de frenillo lingual corto va a depender del grado de severidad del caso.

Cuando no es muy grave, ya que la longitud solamente es ligeramente inferior, bastará simplemente con acudir a un logopeda. Este especialista se encargará de pautar una serie de ejercicios que tendrán como objetivo corregir la falta de movilidad de la lengua.

Por el contrario, si el trastorno es grave lo más indicado será realizar una cirugía menor bajo anestesia local, que como ya mencionamos anteriormente se conoce como frenectomía lingual.

Este procedimiento quirúrgico es sumamente sencillo, lo normal es que no genere mayores complicaciones. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en algunos casos podría generar inflamación en la zona o incluso pequeñas hemorragias.

Por eso hay que seguir todas las recomendaciones para controlar la presencia de infección y dolor en la zona, deberás de acudir a una revisión pasada una semana para comprobar que el proceso de cicatrización sea el adecuado.

Para obtener mejores resultados posteriores a la cirugía será necesario realizar un tratamiento a manos del logopeda a lo largo del postoperatorio siempre y cuando no se presente dolor.

¿Tiene alguna contraindicación la cirugía?

En muchos casos el frenillo lingual tiene un importante efecto protector, ya que evita que la lengua se vaya hacia atrás y ocluya las vías respiratorias, como ocurre en aquellos niños que tienen una mandíbula muy pequeña (microretrognatia) o su lengua es más grande de lo normal (macroglosia). En esos casos no es recomendable realizar frenectomía.

También hay que evaluar si el niño padece de un bajo tono muscular (hipotonía), ya que en estos casos el frenillo lingual va a prevenir la obstrucción de las vías respiratorias con la lengua. Por estas razones lo más recomendable antes de realizar la frenectomía es consultar a un profesional cualificado.

¿El tratamiento quirúrgico es eficaz?

Sí, siempre y cuando esté bien indicado, es decir, si el especialista ha logrado determinar de manera correcta que el frenillo lingual era el causante de las dificultades al momento de la lactancia.

En estos casos, se ha comprobado que en el 100 % de las madres obtienen una disminución significativa del dolor al amamantar y un aumento notorio de la cantidad de leche que se produce.

Una vez realizada la cirugía será necesario seguir las indicaciones médicas para lograr un correcto cuidado de la cicatrización, evitando así que el frenillo se rompa.

En Clínica Acacias queremos lo mejor para tu salud bucodental

Si padeces de este trastorno o lo sufre tu pequeño bebe, no pierdas más tu tiempo y  acude a Clínica Dental Acacias. Contamos con una amplia experiencia y con los mejores profesionales, los cuales te brindarán una excelente atención personalizada.

¡No te lo pienses más y  pide tu cita ya!

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)
0 / 5

Your page rank:

Comparte:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios