Leucoplasia: aprende todo lo necesario

Una de las cosas que más destaca de la leucoplasia es que con ella se forman una serie de parches blancos y espesos, los cuales abarcan las encías, el interior de los pómulos, la parte baja de la boca e incluso en varias ocasiones la lengua. Estos parches pueden ser eliminados sencillamente raspándolos.

Aún no se sabe al 100 % qué causa la leucoplasia, pero si se ha llegado a considerar la irritación crónica ocasionada por el tabaco, dando como resultado la causa principal de su desarrollo.

Es cierto que la gran mayoría de los parches de la leucoplasia no llegan a ser cancerosos, al contrario, lo habitual es que sean benignos, sin embargo eso no significa que pueden encontrarse algunos casos que presenten signos iniciales de cáncer.

También se conoce que algunos tipos de cáncer que afectan la parte inferior de la boca pueden llegar a producir focos de leucoplasia. Cuando los focos blancos se mezclan con los focos rojos (leucoplasia moteada) suele indicar que existen grandes posibilidades de que aparezca un cáncer.

Por lo tanto, en estos casos lo mejor será consultar a tu dentista o profesional de atención primaria, el cual se encargará de analizar esos cambios inusuales y persistentes en la boca para poder mandarte un tratamiento adecuado.

Uno de los tipos más frecuentes de leucoplasia es denominado como leucoplasia pilosa, este tipo suele presentarse principalmente en aquellas personas que tienen un sistema inmunitario debilitado como consecuencia de una enfermedad, como es el caso del VIH o sida.

¿Qué es la leucoplasia?

La leucoplasia es una patología que hace referencia a una herida caracterizada por tener forma de parche de color blanquecino. Lo más habitual es que estas heridas aparezcan en la lengua, en la cara interna de las mejillas o en el resto de la cavidad bucal.

También es importante tener en cuenta que existen variantes que presentan otros colores, una textura más áspera y fisuras.

Síntomas de la leucoplasia

Como ya lo hemos mencionado anteriormente, la leucoplasia se presenta por lo general en las encías, en la cara interna de las mejillas, en la lengua y en algunos casos en la parte inferior de la boca.

Estas lesiones no suelen ser dolorosas e incluso en muchos casos pueden pasar desapercibidas por un tiempo. La leucoplasia se caracteriza por presentar:

  • Parches de color blanquecino o grisáceo, los cuales no desaparecen al limpiar la zona.
  • Los parches presentan una textura plana o irregular.
  • Las zonas afectadas están engrosadas o endurecidas.
  • También puede presentar lesiones rojas y abultadas, pasando a llamarse leucoplasia moteada, las cuales ocasionan una mayor posibilidad de generar cambios cancerígenos.

Conoce mejor la leucoplasia pilosa

Este tipo de leucoplasia ocasiona parches borrosos y blancos, los cuales tienen un parecido con pliegues o rugosidades que se ubican habitualmente a los lados de la lengua.

Debido a esto se suele confundir con la candidiasis oral, la cual es una infección que también se caracteriza por presentar parches blancos cremosos, sin embargo estos sí se pueden eliminar limpiándolo. Esta infección también es frecuente en aquellas personas que tienen un sistema inmunitario debilitado.

Aunque la leucoplasia en realidad no suele generar molestias significativas, si es importante estar atento de ella, ya que puede indicar una afección más grave.

Por esa razón te recomendamos consultar a tu dentista si presentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Placas blanquecinas o llagas en la boca que pasadas dos semanas siguen sin sanar por sí mismas.
  • Bultos o parches rojizos, blanquecinos u oscuros en la cavidad bucal.
  • Cambios que se hacen constantes en los tejidos de la cavidad bucal.
  • Dolor de oído que se acentúa al tragar.
  • Disminución de la capacidad para abrir la boca que empeora con el tiempo.

Diagnóstico de la leucoplasia

Para hacer un diagnóstico acertado por lo general el odontólogo realiza un examen físico con el cual podrá apreciar la leucoplasia. A su vez también es recomendable realizar un raspado de la lesión o extracción de una pequeña parte de la misma para poder determinar si la leucoplasia se ha originado por cáncer de tipo bucal.

El material biológico que recogió tiene que ser analizado en los laboratorios de Anatomía Patológica y después de obtener los resultados escogerá el tratamiento.

Es frecuente que las lesiones malignas se presenten en las zonas de transición de epitelio, es decir, en aquellas zonas en las que se pasa de piel a mucosa, como es el caso de los labios.

Es importante tener en cuenta que una úlcera de por sí no necesariamente supone malignidad, pero si no se trata de manera precoz puede terminar convirtiéndose en cáncer. Por este motivo es de suma importancia realizar el diagnóstico de la leucoplasia en las primeras etapas de evolución.

Causas de la leucoplasia

Aún se desconoce la causa certera de la leucoplasia, sin embargo se cree que la irritación de tipo crónica como aquella que es originada por el consumo de tabaco es la causa responsable de la mayoría de los casos.

Otras causas que generan irritación crónica son:

  • Dientes partidos, irregulares o con bordes filosos, los cuales se frotan contra la superficie de la lengua y podrían ocasionar irritación.
  • Dentaduras postizas que se encuentren en mal estado o que no se sitúan de manera correcta.
  • Consumo de alcohol de manera excesiva a largo plazo.

Causas de la leucoplasia pilosa

En el caso de la leucoplasia pilosa esta es ocasionada por la infección del virus de Epstein-Barr (VEB). Es importante saber que si en algún momento has padecido de este virus, este permanece en el cuerpo de por vida.

Pero tranquilo, ya que el virus por lo general se encuentra inactivo, pero si en algún momento tu sistema inmunitario se debilita, especialmente en los casos de VIH o sida, el virus podría volver a activarse, lo que ocasionaría la leucoplasia pilosa.

Factores de riesgo

El consumo de tabaco, en especial el tabaco masticado, es uno de los mayores factores de riesgo que hay de contraer leucoplasia y cáncer bucal.

Otro factor a destacar es el consumo prolongado de alcohol, ahora si sumamos esos dos factores el riesgo de padecer leucoplasia aumenta aún más.

Complicaciones por la leucoplasia

Generalmente, la leucoplasia no suele ocasionar daños permanentes en los tejidos de la cavidad bucal. Sin embargo, algo que la leucoplasia ocasiona es aumentar el riesgo de padecer cáncer bucal.

Muchos de los tipos de cáncer bucal frecuentemente se forman cerca de los parches de la leucoplasia, incluso estos mismos parches pueden llegar a presentar cambios cancerosos. Queremos destacar que a pesar de extraer los parches originados por la leucoplasia, el riesgo de contraer cáncer bucal persiste.

Prevenciones para evitar la leucoplasia

Una de las mejores maneras de prevenir la leucoplasia es evitar todos los productos que son a base de tabaco o incluso evitar el consumo de alcohol. Veamos más en profundidad estos casos:

  • Evitar cualquier producto de tabaco: esta es una de las mejores maneras de prevenir la aparición de leucoplasia y para mejorar tu salud en general. Puedes acudir a un especialista el cual te puede dar métodos y consejos que te ayudarán a dejar este mal hábito. Si tienes amigos o familiares que fuman o mastique tabaco, lo mejor que puedes hacer es animarlos a que acudan a revisiones dentales frecuentes. Ya que los cánceres bucales no son dolorosos hasta que ya están bastante avanzados.
  • Evitar o limitar el consumo de alcohol: se ha determinado que el alcohol es un factor influyente tanto para la leucoplasia como para el cáncer oral, por esa razón lo mejor es evitar o disminuir su consumo. Recuerda que la combinación de alcohol y tabaco facilita en gran medida que los químicos dañinos del tabaco ingresen a los tejidos de tu boca.
  • Mantener una dieta rica en muchas frutas y verduras frescas: estos alimentos son ricos en antioxidantes como el betacaroteno, los cuales disminuyen drásticamente el riesgo de padecer leucoplasia, ya que desactivan las moléculas de oxígeno dañinas antes de que estas ocasionen daños en los tejidos.

Prevenciones para no sufrir leucoplasia pilosa

Si eres un paciente que sufre de un sistema inmunitario debilitado, tal vez no puedas prevenir la leucoplasia pilosa, pero lo que sí podrás hacer es identificarla en una etapa temprana, lo que mejora en gran medida el pronóstico y te ayudará a recibir un tratamiento adecuado.

En Clínica Acacia nos preocupamos por tu salud bucodental

Lo mejor que puedes hacer en caso de que notar molestias o bien tengas sospechas de que padeces de leucoplasia es asistir a una clínica odontológica profesional y que se caracterice por brindar una atención de calidad, como es el caso de Clínica Dental Acacias, donde recibirás atención personalizada.

¡No pierdas más tu tiempo y pide tu cita!

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)
Leucoplasia: aprende todo lo necesario Una de las cosas que más destaca de la leucoplasia es que con ella se forman una serie de parches blancos y espesos, los cuales abarcan las encías, el interior de los pómulos, la parte baja de la boca e incluso en varias ocasiones la lengua. Estos parches pueden ser eliminados sencillamente raspándolos. Aún no se sabe al 100 % qué causa la leucoplasia, pero si se ha llegado a considerar la irritación crónica ocasionada por el tabaco, dando como resultado la causa principal de su desarrollo. Es cierto que la gran mayoría de los parches de la leucoplasia no…
4 1 5 1
0 / 5

Your page rank:

Comparte:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios